Skip to main content

Esta historia aparece en Unearthed: geociencia para el bien

La presencia submarina de municiones sin explotar (Unexploded Ordnance, UXO) es un riesgo para la construcción del parque eólico en el Mar del Norte del Reino Unido, con un giro histórico que hace que su detección sea más compleja de lo que debería ser. El ejecutivo de cuentas estratégicas de Seequent, Matt Grove, explica cómo la geofísica ayuda a esta rama del sector de las energías limpias a construir con más confianza y eficacia.

Lo que pensábamos que eran áreas de riesgo estrechamente definidas resultaron ser corredores enteros de riesgo, con municiones sin explotar, que van desde explosivos de alta potencia hasta armas químicas.

Los parques eólicos son una importante fuente de energía limpia, y en el Reino Unido, el Mar del Norte es un lugar ideal para colocarlos. Hay mucho viento, así que hay mucha energía, y no es un estorbo para nadie. Sin embargo, se enfrentan al problema de que estas enormes turbinas deben construirse en lugares donde existe el riesgo de que haya municiones sin explotar justo debajo de ellas. Lo que intentamos es mitigar ese riesgo.

¿Por qué debería ser así? Después de la Segunda Guerra Mundial, había una verdadera urgencia por deshacerse de las municiones no utilizadas. El plan consistía en arrojarlos lejos en el Mar del Norte, bien lejos de las rutas de navegación o de las infraestructuras. Sin embargo, los vehículos comerciales, que estaban encargados de verterlos en estos polígonos cuidadosamente seleccionados y marcados en el mapa, cobraban por carga. En cuanto salían del puerto y se perdían de vista, muchos se deshacían de las municiones por la borda y regresaban para volver a cargar.

En consecuencia, hay municiones sin explotar salpicadas por todas partes y, a menudo, en las zonas más cercanas a la costa, donde suelen estar los parques eólicos.

A esto hay que añadir la complicación de que el Mar del Norte es un entorno de gran movilidad. Las olas de arena se mueven y migran a diario, desplazando estas municiones con ellas. Un día pueden tener una duna encima, y al siguiente están expuestos en el fondo del mar.

Nunca subestime lo que se encuentra en el fondo marino

Lo que pensábamos que eran áreas de riesgo estrechamente definidas resultaron ser corredores enteros de riesgo, con municiones sin explotar, que van desde explosivos de alta potencia hasta armas químicas. Nunca es buena idea subestimar lo que puede haber en el fondo del mar. Por ejemplo, una vez hubo un vuelo de práctica con una bomba nuclear activa a bordo que tuvo problemas y se tuvo que arrojar al mar. A día de hoy sigue sin aparecer…

Por lo tanto, los estudios de estas zonas no solo se enfrentan a una serie de retos, sino que tienen una vida útil limitada, ya que las condiciones del fondo marino cambian. Es imposible confiar en los antiguos mapas y gráficos, por lo que a menudo es más sencillo y barato inspeccionar toda la zona de un parque eólico y considerarla segura que hacer una conjetura sobre dónde hay que buscar municiones sin explotar (Unexploded Ordnance, UXO).

Hace diez años, la inspección de una zona tan amplia habría sido imposible. Se habría remolcado un único magnetómetro con una separación de líneas de 30 o 50 metros, y terminaría sin tener casi datos con los que trabajar. Ahora, es posible montar 10 magnetómetros en un bastidor y remolcar cuatro o cinco marcos a la vez, y llegar a datos muy densos con pocas brechas en su cobertura. Esto se conoce como gradiometría.

Es cierto que hay otras industrias que operan en el Mar del Norte que siempre han mostrado menos preocupación por la posible presencia de UXO y, para ser justos, los incidentes han sido escasos. Pero esa actitud está cambiando. El sector de los parques eólicos es algo pionero en este ámbito. Considero que es porque se trata de una industria que intenta hacer “lo correcto” en materia de energía y demostrar hacia dónde debemos ir en el futuro, por lo que han decidido sentar un precedente en este sentido.

Uso de UXO Marine para identificar anomalías

Enviar un barco con buzos y equipos a buscar municiones en el suelo marino es muy costoso, por lo que las compañías intentan, en lo posible, emplear la geofísica para dar una solución y disminuir la participación humana. Generalmente, usarán Oasis montaj de Seequent con la extensión UXO Marine para reunir la gran cantidad de datos recopilados por los relevamientos.

Esta configuración de software no solo puede encargarse de todo el procesamiento, visualización y generación de objetivos, sino que también puede incorporar todos los demás conjuntos de datos que se encuentren disponibles: barrido, perfilador, multihaz, etc.

Se puede empezar a interpretar el aspecto de la zona de relevamiento y, a continuación, incorporar la batimetría y todos los demás métodos geofísicos para comprender mejor qué es esa anomalía en el lecho marino. ¿Se trata de un ancla, una cadena enrollada, algunos escombros que un pescador arrojó, o podría tratarse de municiones sin explotar (Unexploded Ordnance, UXO)? Todo ello se mostrará en un mapa de colores con burbujas bien definidas para indicar dónde están las anomalías.

Dar sentido a la cosecha de hierro

La magnética, como ciencia, le ayudará a detectar cualquier elemento con contenido ferroso, y debido a la antigüedad de estas municiones, la mayoría habrán sido fundidas en hierro. El gran desafío es tratar de descifrar entre cada uno de estos elementos ferrosos y asegurarse de que el cliente pueda centrarse en los verdaderos riesgos en lugar de tener que comprobar cada pieza de chatarra en el fondo del mar.

Una vez que se conoce la profundidad a la que está enterrado el objeto, su tamaño y su orientación en el lecho marino, el análisis de esos datos puede identificar las anomalías que tienen más probabilidades de necesitar un estudio más detallado. Puede dar al cliente una ubicación por GPS para que luego investigue más a fondo con un vehículo operado a distancia (Remotely Operated Vehicle, ROV) submarino dirigido por un piloto desde un barco cercano o, incluso, desde tierra. Ese ROV tendrá un instrumento geofísico en la parte delantera, o un generador de imágenes en la parte inferior, y obtendrá una comprensión más profunda de cuál es esa anomalía. ¿Y si se trata de una bomba? De hecho, rara vez tiene sentido eliminar lo que se encuentra, o hacer estallar todo en el sitio. Es más fácil dejarlo donde está y poner el parque eólico en otro lugar. En última instancia, esto significa que el parque eólico puede ser rediseñado ligeramente para evitar el problema, o tal vez trasladado por completo si hay un vertedero o una munición de gran tamaño en la zona. Se reducen los riesgos y el proyecto puede seguir adelante.

El siguiente paso para el relevamiento del suelo marino

Descubrimos que hay una gran cantidad de municiones sin explotar (Unexploded Ordnance, UXO) en el fondo marino (realmente, una enorme cantidad), y que en el futuro habrá una exigencia cada vez mayor por parte de los contratistas de este sector para reducir la lista de objetivos a las anomalías que son de verdad importantes.

Debido a la forma en que se redactan los contratos, los contratistas tienden a pecar de precavidos y a presentar una lista de objetivos que podría ascender a miles para su posterior investigación. Por ejemplo, hay ciertas partes del Mar del Norte que tienen campos de cantos rodados con una ligera firma magnética, y algunas empresas recomendarán verificar cada canto rodado. Miles y miles de ellos… pero eso se está tornando inaceptable. La presión se orienta en reducir esas cifras.

Hay un par de direcciones interesantes que la tecnología podría tomar para abordar este tema. Se puede introducir el electromagnetismo. En la actualidad, es poco frecuente en la industria, pero tiene la capacidad de clasificar las municiones con mayor precisión.

También creo que hay posibilidades de aprendizaje automático mediante inteligencia artificial (IA) para revisar los datos e identificar firmas.

Hay varias formas en que esto podría ocurrir, y una mejor clasificación es, definitivamente, algo que la industria apreciaría. Si ayuda a que la generación de energía limpia sea más fácil, más rentable y con menos riesgos, será una contribución importante y valiosa.

Matt Grove
Ejecutivo de Cuentas Estratégicas, Seequent

Obtenga más información sobre Oasis montaj

Más información