Skip to main content

El túnel Karavanke se inauguró en 1991 y consiste en un tramo de carretera de 7.8 km que se extiende bajo los Alpes entre Eslovenia y Austria. En 2016 se decidió que era necesario un segundo túnel para satisfacer la creciente demanda, con vistas a inaugurarlo en 2021. El nuevo túnel se extenderá en paralelo al existente, que es una sección importante del Corredor paneuropeo X.

El proyecto original fue desafiante por varias razones, incluidas algunas complejidades geológicas inesperadas en el lado esloveno. En ese momento, el modelado se hacía prácticamente a mano, sección por sección, y los problemas geológicos se debían resolver a medida que se presentaban.

Para evitar que esta situación vuelva a suceder, se utiliza el modelado en 3D de Leapfrog Works para «ver» claramente estos desafíos y riesgos, y diseñar el proyecto en consecuencia.

  Modelo geológico de Leapfrog Works que muestra el lado esloveno del túnel
Modelo geológico de Leapfrog Works que muestra el lado esloveno del túnel

Dan Wallace, Gerente General del Sector Civil y Ambiental de Seequent, dice lo siguiente: «La geología en el área es muy compleja y el túnel inicial encontró condiciones geológicas difíciles con frecuentes y fuertes entradas de agua, sobreexcavaciones y filtraciones de metano. La oportunidad con el nuevo túnel Karavanke es garantizar que se eviten costosos descuidos mediante la transformación de la ingeniería geológica, geotécnica y de túneles, a través del modelado en 3D en esta fase de diseño del proyecto».

  Entrada del túnel Karavanke, lado esloveno
Entrada del túnel Karavanke, lado esloveno

La construcción del nuevo túnel está actualmente en la etapa de licitación, y se prevé que comience este año.