Skip to main content

En todo el mundo, la infraestructura de transporte heredada muestra la tensión de la era, pero aún tiene que seguir funcionando, de manera segura y confiable. ¿Puede un operador propietario abordar sus datos de manera diferente para tener una mejor probabilidad de resolver estos desafíos?

Joshua Johnson

Gerente sénior de productos, Transporte, Bentley Systems

¿Cómo pueden los operadores propietarios del transporte aliviar la congestión, mejorar la confiabilidad y mantener la seguridad cuando están trabajando con una infraestructura heredada que tiene tantas millas en el tiempo?

Gran parte de las infraestructuras de transporte que utilizamos hoy en día están empezando a envejecer, pero además han tenido que hacer frente a volúmenes de tráfico muy superiores a los que se habían imaginado originalmente para ellas.

Sin embargo, hay una expectativa pública de que seguirá funcionando sin problemas, incluso más allá de su ciclo de vida esperado.

Mientras tanto, vivimos en un mundo en el que las catástrofes naturales y el cambio climático parecen ejercer una presión cada vez mayor sobre las infraestructuras de transporte, sin que haya indicios de que esas tensiones vayan a remitir.

La seguridad a largo plazo es algo más que una reparación

Tradicionalmente, el enfoque se ha centrado en el estado de las carreteras y los ferrocarriles y en volverlos al estado en que se encontraban antes de que se produjeran los problemas. Pero la búsqueda de la seguridad a largo plazo va más allá de la reparación. Requiere un cambio de mentalidad, de la fiabilidad a la resiliencia, y eso es especialmente cierto cuando se trata del papel que pueden desempeñar los datos.

Los operadores propietarios de la infraestructura pueden planificar con anticipación y forjar la resiliencia que necesitan mirando todos sus datos de manera mucho más holística y considerando no solo su uso actual, sino cómo alguien más podría necesitarla en 10, 20 o 30 años.

Tendrán que recopilar todos los datos que puedan y unificarlos de forma que permitan tomar decisiones importantes e integrales sobre sus activos.

Esta búsqueda de resiliencia y seguridad a largo plazo requiere una nueva ansia de datos. Vamos a querer recolectar todo lo que podamos, ya sea desde el diseño, el monitoreo regular, una inspección de construcción o lo que sea, y luego conservarlo y reutilizarlo de la manera que sea posible. Porque si no lo necesitamos ahora, alguien más lo necesitará en un futuro.

Las interacciones de superficie son una parte crítica de la mezcla de datos

Y eso significará no solo recopilar los datos de la superficie del activo en sí, sino también los del subsuelo: el terreno sobre el que está construido y cómo podría modificarse por generaciones de construcciones superpuestas, o verse afectado por el cambio climático, las inundaciones o los terremotos.

Esto es un desafío porque los corredores de transporte de distancia construidos y los múltiples terrenos que cubren inevitablemente conducen a brechas en la comprensión del subsuelo a lo largo de la ruta.

Por lo tanto, las soluciones con un enfoque abierto a los datos, las que pueden acomodar la información de una amplia gama de fuentes, desde perforaciones hasta encuestas geofísicas, se volverán cada vez más importantes para los operadores propietarios a medida que buscan extender la vida útil de sus activos y garantizar su seguridad en el camino.

Para obtener la versión completa de esta función, con más ideas, consejos prácticos, sugerencias de productos y un estudio de caso, descargue nuestro libro electrónico.

Control del terreno
Seis formas en que los proyectos de transporte pueden enfrentar los desafíos del subsuelo

Vea nuestro nuevo libro electrónico

Descargar ahora